El agua factor esencial para el desarrollo sostenible

Este año, el tema principal del día Mundial del Agua, fue el binomio “agua y cambio climático”. El objetivo, fue mostrar cómo el uso que hagamos del agua, puede ayudar a reducir las inundaciones, las sequías, la escasez, la contaminación y combatir el cambio climático.

El incremento de la demanda de la población que cada año va en aumento y una economía mundial que evoluciona aceleradamente, se suman como factores que inciden en los efectos del cambio climático, mismos que complican el acceso al agua y el saneamiento para usos domésticos.

De acuerdo con el estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se proyectó que la demanda mundial de agua aumentaría 55% entre el año 2000 y 2050. En ese sentido, el “Environmental Outlook 2050”, calcula que más del 40% de la población mundial podría vivir en condiciones de escasez de agua.

Desafortunadamente, en la actualidad, todos los años, mueren entre 3 y 4 millones de niños en el tercer mundo a causa de la ingesta de agua en mal estado y por la falta de acceso del vital líquido en sus hogares.

Diversos estudios señalan, que cerca del 70% del suministro de agua dulce en el mundo, es utilizada para el riego agrícola, mientras que la demanda mundial de alimentos va en aumento cada año.

Este escenario, abre una importante oportunidad para el desarrollo e innovación de nuevas tecnologías que resuelvan la demanda creciente de agua, la cual se estima se dará principalmente en zonas urbanas y agrícolas.

Hoy, existen ya las tecnologías que pueden ayudar a resolver la escasez de agua en las zonas y países con mayor estrés hídrico. El dilema es que la implementación de soluciones para el acceso al agua, avanzan a paso lento, esto debido a que por lo general, estos proyectos tardan hasta siete años para que puedan ser económicamente sostenibles. No obstante, existen soluciones asequibles para el saneamiento de agua que pueden ser adoptados en los países en vías de desarrollo.

De hecho, el acceso al agua potable y el saneamiento son imprescindibles para la vida y un derecho humano reconocido por las naciones unidas. De esta forma, el agua es vital para el desarrollo sostenible, desde la salud, la nutrición, la igualdad de género y la economía.

Bajo este contexto, la Asamblea General de la ONU con el fin de atender y urgir las iniciativas para enfrentar los desafíos relativos al acceso de los recursos hídricos, implemento el programa: Decenio Internacional para la Acción “Agua para el Desarrollo Sostenible 2018-2028”.

Tanto en diversos estudios, como en la voz de los expertos, se sostiene que un escenario impredecible del suministro del agua, podría reducir el avance socioeconómico en los próximos años. Por ello la urgencia de encontrar soluciones que garanticen el acceso y uso eficiente del agua en todas las naciones del planeta.

A %d blogueros les gusta esto: