Apremiante acelerar el cumplimiento de los ODS en cinco años.

A cinco años de haber sido aprobada la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los resultados reportados en 2019, tienen algunos claro oscuros, pues aunque existen avances importantes, objetivos como la erradicación del hambre, acceso a la salud y la educación, aún se mantienen como parte de los grandes rezagos a nivel mundial.

Sin embargo, ha sido en estos tres objetivos, en donde se ha concentrado el mayor número de esfuerzos por parte de los países para resarcir el rezago.

Alimentación, salud y educación, conforman la base del desarrollo social, tanto en los países pobres, como en los que están en vías de desarrollo. Para esas naciones, este trinomio, es su máximo reto para la viabilidad de sus sociedades y de sus gobiernos.

El informe de Desarrollo Sostenible 2019 de la ONU, señala que 56 por ciento de los países, han tenido avances moderados en sus cruzadas para erradicar el hambre, mientras, que el 32 por ciento de las naciones, manifiesta un estancamiento y al menos 4 por ciento, reporta un retroceso en su batalla contra la escasez de alimentos.

Sin duda, uno de los principales retos globales es erradicar el hambre en todas las naciones, al menos eso manifiesta 59 por ciento de los países miembros de la ONU al tener este objetivo como prioritario.

Sin embargo, el desafío principal, radica en evitar la pérdida y desperdicio de alimentos. Cálculos de naciones unidas, revelan que el valor monetario por el dispendio alimenticio, ronda los 310 mil millones de dólares anuales.

En acceso a la salud, aunque se reporta un crecimiento moderado del 65 por ciento, en la mayoría de las naciones, el reto más grande es, que estos servicios, sean de calidad pues en esas naciones en vías de desarrollo, los cuadros de atención médica son básicos.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), revelan que en la actualidad, 50 por ciento de la población del planeta, carece de acceso a servicios de salud. El dilema se agudiza, cuando las cifras revelan que alrededor del 15 por ciento de la población mundial, debe destinar al menos 10 por ciento de su salario para atención médica.

El círculo de los tres principales retos de las naciones en desarrollo, lo cierra el acceso a la educación. Naciones Unidas estima que existen en el mundo alrededor de 637 millones de jóvenes analfabetas y sin conocimientos básicos de aritmética, mientras que 267 millones de ellos, no estudian, no trabajan, ni tampoco están inscritos en algún programa de formación.

Los ODS, tiene como meta el año 2030 para alcanzar resultados significativos en cada uno de los 17 capítulos de la agenda firmada por los países miembros de la ONU.  El corte realizado en el informe de 2019, revela que aún existe un tramo largo que se debe recorrer para alcanzar los compromisos pactados para los años que le restan a la década.

A %d blogueros les gusta esto: