Atención a lo glocal en responsabilidad social

La labor de Responsabilidad Social en las empresas contribuye al acercamiento y relacionamiento con las comunidades donde tienen presencia e influencia. Las estrategias de responsabilidad social de las compañías son generalmente establecidas por las oficinas centrales de las empresas, pero salvo que la compañía opere únicamente en el país de origen, la estrategia de responsabilidad social difícilmente atiende las problemáticas de los diversos contextos geográficos donde la compañía tiene presencia.

Si bien las estrategias generales de responsabilidad social marcan algunas directrices, es necesario ubicar los pilares de estas estrategias en las coyunturas locales. Esa es la maravilla del concepto “glocality”. Es una oportunidad de poner a prueba nuestra capacidad de atender la convergencia de lo global tomando en cuenta las particularidades.

Mientras hoy las grandes directrices para las estrategias de responsabilidad social podemos ubicarlas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, hay que reconocer que los retos para alcanzar estas metas se manifiestan de manera diferente en distintas latitudes.

Por ejemplo, buscar generar sociedades más incluyentes es una constante de la responsabilidad social. Pero a la vez, la diversidad también se mira diferente desde México o Brasil, comparado con países anglosajones, de Medio Oriente o de Europa.

Dentro de una compañía el concepto de diversidad suele abarcar grupos que se identifican bajo minorías o comunidades vulnerables; como pueden ser comunidades LGBT+, mujeres o personas con discapacidad. Sin embargo, este concepto puede ampliarse de acuerdo con el contexto en el que opere dicha compañía, por ejemplo: en poblaciones indígenas, países con flujos de migración o mercados en pobreza extrema.

Es por lo anterior que se evidencia la necesidad de generar más esfuerzos impulsados por la iniciativa privada que promuevan comunidades inclusivas. Con ello lograremos formar mentes más innovadoras y creativas, al tomar en cuenta los contextos locales y desarrollar estrategias que consideren las particularidades de cada región o país.

Pensar global y actuar local hoy es más relevante que nunca. Es clave para los profesionales de la responsabilidad social, y en general para todo ciudadano, entender contextos locales y encontrar soluciones sin abandonar los objetivos planteados a nivel global.

A %d blogueros les gusta esto: