Bien venidos a la década de la Acción

Tuve la oportunidad de participar en el foro virtual ‘Recuperar el crecimiento sin afectar el medio ambiente’, en el que compartí la experiencia que hemos tenido en Bio Pappel, a propósito de la relación competitividad-sustentabilidad.

La contingencia a causa del COVID-19, aunado a factores de carácter económico, social y ambiental, ha impactado las operaciones de muchas organizaciones, e incluso ha amenazado la sobrevivencia y continuidad de otras tantas, así como de sus empleados, parte esencial de las organizaciones.

Sin duda, el contexto actual nos pide redoblar esfuerzos y mirar el panorama actual desde todas sus aristas, y es aquí que la sustentabilidad juega un papel clave.

En Bio Pappel hemos conjugado de manera exitosa el crecimiento económico con la sustentabilidad en su modelo de negocio, y me entusiasma saber que cada vez más empresas adoptan esta línea. Es el resultado de ver a la Sustentabilidad como una herramienta poderosa para minimizar los riesgos, anticiparse a tiempos difíciles y garantizar la permanencia de las empresas en el tiempo.

El entendimiento de nuestro entorno desde un concepto holístico, y con esto me refiero al ambiente económico y político en el que se establece un negocio, a su impacto y responsabilidad en y hacia la naturaleza y los contextos sociales en los que vive una empresa, debe ser prioridad en el establecimiento de una visión de negocio de largo plazo.

En Bio Pappel, adquirimos el compromiso de alinearnos a los Objetivos de Desarrollo Sustentable, mejor conocidos como los ODS de Naciones Unidas, los cuales, tienen como fin erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para las presentes y futuras generaciones. Es la también llamada Agenda 2030 que atañe no solo a los gobiernos de todos los países, sino a empresas, instituciones, la academia, la sociedad civil organizada y todas las personas en lo individual. Nos quedan 10 años para alcanzar en conjunto estos objetivos, de ahí que esta década es considerada la Década de la Acción.

El año 2020 nos ha presentado un desafío sin igual, y por ello es de suma importancia recuperar el crecimiento económico de forma rápida, pero sobre todo sin poner en riesgo los compromisos ambientales y sociales que muchos actores hemos asumido.

Pero para lograrlo, es indispensable garantizar nuestra salud; cuidando a nuestros colaboradores y todos aquellos grupos que forman parte de nuestra cadena de valor, dotándolos de todas las medidas preventivas necesarias para evitar contagios y así protegerlos tanto a ellos como a sus familias. Ciertamente nos encontramos en un ejercicio de corresponsabilidad.

La pandemia nos hizo redoblar nuestros hábitos de higiene, los cuales, deberán seguir en la era post-COVID. En Bio Pappel, no sólo tenemos un franco compromiso con el planeta, sino con quienes lo habitamos. El secreto de nuestro éxito ha sido encontrar un justo balance entre nuestros fundamentales de negocio y los aspectos arriba señalados.

Como parte de nuestras acciones en pro del medio ambiente, ponemos en práctica principios que rigen nuestra gestión en materia ambiental y con los cuales, somos parte de la solución al grave problema del calentamiento global. Esto lo hemos hecho antes y durante la pandemia, y sin duda alguna, seguirán siendo parte importante de nuestra esencia como empresa.

Estos principios incluyen nuestro modelo de economía circular llamado Bosque Urbano® y la inversión en tecnología verde como nuestro sistema de cogeneración de energía limpia, Bio-Energy, y nuestros sistemas de tratamiento y reciclaje de agua.

En 2019, gracias a estos lineamientos, Bio Pappel logró salvar 3.1 millones de árboles y reciclar un millón 350 mil toneladas de papel y cartón en desuso, capturando así cinco millones de toneladas de CO2 equivalente.

También se cogeneró el 62% de la energía verde que se utiliza en nuestros procesos productivos, y el 62% del total del agua utilizada se reutilizó en nuestras plantas productivas.

Nuestros productos también son generados bajo el modelo de economía circular, llamado Bosque Urbano®, el cual permite que estos cumplan un ciclo de vida de 360 grados, al recolectarlos, una vez concluida su vida útil, y reintegrarlos como materia prima a nuestros procesos de producción, garantizando así que nuestros productos son 100% reciclados y de la mejor calidad.

Gracias a este modelo y de acuerdo a datos proporcionados por la Cámara del Papel, hemos contribuido de manera importante al índice nacional de recolección de papel, lo que nos permite como industria ser el cuarto país reciclador de papel más importante en el mundo.

Por todo esto, la inversión en empresas inclusivas y que permanentemente buscan soluciones que aporten mejoras significativas a las condiciones ambientales y sociales, son clave para lograr un valor compartido, en conjunto con gobiernos y la sociedad en general. Como empresa, ser sustentable es también ser rentable.

El compromiso de Bio Pappel es impulsar una economía verde, baja en emisiones de carbono, con un enfoque que promueva proyectos de alto impacto en la sociedad y un modelo de negocio respetuoso, inclusivo y que ofrezca a sus clientes una propuesta de valor única con soluciones efectivas a los desafíos de nuestra actualidad.

RECICLAJE
verdes

La ruta de los biodegradables

Redacción
El 40 por ciento de los residuos de las ciudades podría ser compostados. Estas son las características para que un producto sea reintegrado al medio ambiente.

LEER MÁS »
A %d blogueros les gusta esto: