Bonos verdes, la herramienta financiera del futuro

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), entendida como la contribución de las compañías para el desarrollo humano integral, toma cada día más importancia como  variable de gestión de negocio, con la cual las organizaciones se ocupan de que sus operaciones sean sustentables en lo económico, lo social y lo ambiental, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona, factor que, además, ha resultado atractivo para los inversionistas y mercados financieros.

En este sentido, durante los últimos años hemos observado el surgimiento de nuevas herramientas financieras, las cuales reflejan cómo el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sustentable se han convertido en pilares esenciales, llamando la atención del sector privado y gubernamental para apostar por dicho tema a nivel mundial. En México, por ejemplo, la apertura para la colocación de bonos verdes; es decir, aquellos fondos destinados a financiar nuevos proyectos parcial o totalmente, representó un gran paso para la sustentabilidad a partir de 2018.

Globalmente, encontramos ejemplos de innovación en la emisión de este tipo de instrumentos financieros, que combinan atractivas opciones de inversión con desarrollo sustentable. Tal es el caso de Henkel que, con esta convicción, se convirtió en la primera empresa a nivel mundial en emitir un bono dirigido exclusivamente a la reducción de residuos plásticos, marcando un antes y un después en los mercados financieros.

El bono de 70 millones de dólares con vencimiento a cinco años, es una colocación privada con las compañías de seguros japonesas Dai-ichi Life y Dai-ichi Frontier Life. Los recursos se asignarán en iniciativas y gastos relacionados con los objetivos de Henkel a nivel mundial para el 2025, enfocados en la disminución de los residuos plásticos generados por los envases de sus productos.

Este logro, es un parteaguas en la concepción de la RSE y suma un elemento de gran importancia para el crecimiento que, en los últimos años, ha tenido el concepto de economía circular, al tiempo que brinda la oportunidad de obtener información adicional sobre productos financieros relacionados con la sustentabilidad.

Si bien la emisión del instrumento se realizó con un enfoque global, es importante tomarlo como una práctica que, sin duda, debe ser adaptada y replicada a nivel local, tomando en cuenta las necesidades de cada país en la región. En el caso de México, gracias a estas iniciativas, el departamento de Investigación y Desarrollo puede trabajar en los objetivos globales y ponerse metas a corto plazo, como lo es la reducción del 5 por ciento del consumo de plástico, adicional a que se ha conseguido que 90 por ciento de los envases de las marcas del negocio de Laundry & Home Care sean reciclables.

Las adversidades del presente año, nos han obligado a enfocar la atención en temas relacionados con la salud personal, sin embargo, debemos recordar lo importante que es, y será en el futuro, el cuidado de los ecosistemas, así como la implementación de estrategias que permitan lidiar con desafíos como lo son los residuos plásticos.

De igual forma, acciones como las emprendidas por Henkel, nos llevan a considerar la importancia de intensificar los esfuerzos de las empresas para crear y promover conceptos sustentables, no sólo dentro de sus organizaciones, sino en toda la cadena de valor.

Con base en estos elementos, podemos concluir que la implementación de un plan de financiamiento sustentable, será en los próximos años el fundamento de toda estrategia empresarial.

A %d blogueros les gusta esto: