Diversidad e inclusión, pieza clave del éxito empresarial

En un mundo cambiante y radical como el que estamos viviendo, las políticas y acciones de diversidad e inclusión (D&I) son indispensables para el éxito y el bien estar de las personas. En Natura, abrazamos las diferencias y las potencializamos para hacer un mundo mejor, más innovador, productivo y justo.

Uno de los desafíos más imponentes en la agenda de Recursos Humanos (RRHH) es, la gestión de la diversidad, la cual se ha convertido en pieza clave para la atracción y retención de talento, pero también, en una poderosa herramienta de innovación, flexibilidad, creatividad, motivación y cambio para las organizaciones.

Poco a poco, empresas de todos los sectores y tamaños, están ejecutando acciones y programas para identificar, integrar y administrar la diversidad, creando condiciones de igualdad e inclusión más allá del género, edad, orientación sexual, religión, etnia, raza, condiciones físicas o de salud de los colaboradores.

Lo anterior responde a un deber ético de reconocer y respetar la individualidad y las diferencias en  un mundo cada vez más heterogéneo y a la vez refuerza temas clave para el negocio, tales como la reputación e imagen corporativa, la atracción y retención de talento, felicidad de sus colaboradores y el impacto positivo en la rentabilidad del negocio.

En este sentido, el Benchmark D&I 2019, realizado por INcluye, detalla que las organizaciones que perciben que los colaboradores están satisfechos con la misión de D&I presentan entre dos y cuatro veces un mayor crecimiento en ventas, y que las compañías que muestran mejor desempeño tienen presupuesto para iniciativas en D&I.

Obviamente, hay más voces. McKinsey indica en el informe Delivering through diversity” que las empresas en el cuartil superior para la diversidad de género en equipos ejecutivos son 21% más propensas a tener una rentabilidad superior en comparación con las del cuarto cuartil; Gartner refiere que para 2022, el 75% de las organizaciones que muestren D&I en sus equipos de toma de decisiones, superarán sus metas financieras.

Al margen de estas previsiones, la gestión de la diversidad a través de la inversión en programas o acciones de D&I ya no es opcional: ahora es un propósito para las organizaciones.

El mundo necesita empresas comprometidas con el ambiente, con el negocio y, por supuesto, con la gente; empresas que busquen construir acciones con impacto positivo hacia nuestra sociedad y sin duda tener en agenda el tema de D&I es una manera coherente de contribuir.

En Natura aplicamos acciones de D&I en tres etapas:

1.- Ideas y formas de pensar,abriendo espacios para escuchar a nuestra gente.

2.- Incorporación en políticas y proyectos para  normar la realidad.

3.- Enfoque en la gestión de nuestros espacios.

De este modo, ofrecemos igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, impulsamos iniciativas para apoyar al colectivo LGTB y fomentamos la empatía entre nuestros colaboradores. Asimismo, accionamos contra la violencia y el uso de términos despectivos contra los demás, promovemos la búsqueda de consenso y la diversidad de opiniones, integramos laboralmente a diversas generaciones y ejercemos un liderazgo equitativo.

Hay que seguir trabajando para que más organizaciones adopten buenas prácticas que impulsen la gestión de D&I alineada a los objetivos de negocio y de RRHH.

También hay que incidir en su cultura, mentalidad y compromiso para planificar, crear y evaluar programas. Solo así, podremos avanzar a un siguiente nivel como empresas y como sociedad.

A %d blogueros les gusta esto: