Empresas (ESG), el Oro Verde en los mercados financieros

Como sus siglas en inglés lo índican,  Environmental, Social & Governance”, el modelo “ESG” no solo considera la rentabilidad como uno de los factores clave a la hora de invertir, también hace énfasis en la forma de operar de las empresas, su compromiso y responsabilidad hacia sus diferentes grupos de interés y su impacto social y ambiental.

Hoy, esto cobra mayor sentido y pone a las empresas a replantearse su presente y futuro, pero también la manera en la que miden sus riesgos y se anticipan a cualquier eventualidad. Como nos lo ha demostrado la actual pandemia por Covid-19, factores de carácter económico, social o ambiental pueden llegar a afectar las operaciones de cualquier organización en el cortísimo plazo y solo a través de su resiliencia y capacidad de respuesta podrá hacer frente a una situación de crisis. El modelo “ESG” es una herramienta para estar en ese camino.

Por ello, me gustaría profundizar en el tema y mostrar los beneficios de la integración de los ejes que conllevan las inversiones socialmente responsables:

  1. Responsabilidad social. En los últimos años, este concepto ha tomado relevancia, y es que permite a las empresas mantener un diálogo permanente con las comunidades con las que se comparte el entorno, a conocer sus necesidades, expectativas y a trabajar colaborativamente para satisfacerlas, todo bajo el marco estratégico del negocio.

En mi experiencia, la integración de estos fundamentos al interior de Bio Pappel le han permitido consolidarse como un caso exitoso de sustentabilidad empresarial y contar con una solidez financiera que no solo le ha permitido expandirse, sino crear valor compartido con sus clientes, proveedores, colaboradores y las comunidades donde se encuentra, obteniendo una contundente ventaja competitiva en la sustentabilidad de sus productos y procesos.

Sin duda,la adopción de estos tres conceptos (Environmental, Social & Governance) en la estrategia del negocio hace que las compañías sean más fuertes, más resilientes y con una mayor capacidad de reaccionar ante cualquier cambio estructural de mercado. Esto les permitirá tener una mejor lectura del entorno, prever riesgos y garantizar su continuidad operativa en el tiempo. Una prueba más que ser sustentable es también ser rentable.

A %d blogueros les gusta esto: