Empresas y ODS, el círculo virtuoso de los negocios

Desde 2011, Vesta es signataria del Pacto Mundial y a partir del 2017, hemos buscado que todas las acciones de la compañía, se apeguen a los 17 ODS; trabajándo en ocho de ellos de manera específica con impacto directo e indirecto.

Cinco de ellos, (3, 4, 8, 9 y 11) considerados de impacto directo. Están dentro de nuestras iniciativas sociales, las cuales fomentan la educación y el desarrollo de las comunidades donde nos encontramos; en segundo término, están las tecnología de punta para eficientar el consumo de los recursos naturales y reducir nuestro impacto ambiental.

En línea con los objetivos anteriores, los desarrollos de Vesta utilizan páneles solares y plantas de tratamiento de agua residual para eficientar el consumo de los recursos naturales en nuestras operaciones y en las de nuestros clientes.

Con nuestras iniciativas sociales, realizamos alianzas con nuestros clientes y cadenas de valor, con lo que aseguramos y garantizamos mejores resultados en nuestras iniciativas de impacto indirecto basados en los objetivos 6, 7, 11 y 13.

Para Vesta, los temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés) están estrechamente ligados al core business del negocio, al diseñar complejos industriales que fomentan el crecimiento económico, la generación de empleos, la transferencia de conocimientos y la conectividad a través de infraestructura, lo que contribuye de forma directa a la mejora de las condiciones de vida de todos nuestros grupos de interés.

Con la política ambiental de la compañía, nos centramos en buscar ubicaciones estratégicas para la construcción de edificios con estándares eco-eficientes, que ayudan a disminuir sus impactos ambientales. Medimos y gestionamos nuestra huella de carbono y huella hídrica corresponsablemente con clientes y proveedores.

Uno de los objetivos principales de Vesta, es fortalecer la resiliencia de sus desarrollos para volverlos cada vez más resistentes a los retos globales como el cambio climático, los desastres naturales y la escasez de recursos.

En temas de inversión social, nos reconocemos como parte de las comunidades en las que operamos. Nuestros proyectos están encaminados a impulsar una mejor educación, mayor inclusión y un desarrollo comunitario integral, siempre apegados al respeto de los derechos humanos.

Con nuestros colaboradores, estamos convencidos que invertir y apostar al desarrollo y capacitación de las personas, es la solución a muchos de los problemas actuales; además de crear un ambiente laboral sano, inclusivo y altamente productivo, en donde se garanticen las condiciones máximas de bienestar para los colaboradores y la retención de talento.

En materia de gobernanza, procuramos tener las mejores prácticas de gobierno corporativo para garantizar la orientación estratégica de la empresa de manera objetiva e independiente y de esta forma, fomentar el comportamiento ético y de integridad en los negocios, basados en relaciones de transparencia, confianza, respeto y credibilidad.

De esta forma, involucramos a nuestros proveedores, colaboradores, inversionistas y organizaciones de la sociedad civil con nuestro código de ética y política anticorrupción. Bajo este principio, las empresas cierran un círculo virtuoso encaminado al desarrollo sostenible de las sociedades.

A %d blogueros les gusta esto: