Estas son las bases para el intercambio comercial sustentable en América del Norte

Uno de los capítulos nuevos en el T-MEC es el correspondiente al cuidado del medio ambiente.

Redacción

El apartado 24 del este nuevo tratado, será un eje regulador en materia de medio ambiente. El Acuerdo de cooperación de América del Norte, reconoce el desarrollo sustentable como base del crecimiento económico y social entre los países firmantes.

Lo que se busca con estas medidas, es promover prácticas comerciales sustentables.

En principio, se pretende, que al menos las grandes transacciones comerciales, sean responsables ambientalmente, cuidando aspectos como el bajo impacto ambiental de los productos que se intercambian, garantizar la inocuidad de los alimentos  exportados e importados y establecer, que las partes involucradas, se apeguen a los objetivos del desarrollo sostenible.

Se vigilará el cumplimiento de la legislación ambiental en los tres países, es decir que las empresas que tengan operaciones, o tengan intercambio comercial, con alguno o dentro de los tres países del T-MEC, deberán cumplir, las respectivas leyes ambientales de cada país.

En ese sentido, el tratado comercial, señala que los tres países, deberán hacer cumplir su legislación ambiental ante cualquier eventualidad que tenga un impacto negativo en el medio ambiente.

El T-MEC, establece de manera sobresaliente, los procedimientos de valuación e impacto ambiental, mediante peritajes adecuados y apegados a la legislación de cada país.

Esto tendrá como fin, evitar la promoción de inversiones en detrimento del medio ambiente.

Existen algunos puntos del capítulo 24 del T-MEC que vale la pena destacar. Uno de ellos, señala la necesidad de trabajar con los pueblos indígenas, para potenciar su desarrollo económico y social. Sin duda, ésta es una novedad a la que habrá que seguirle la pista.

Otro factor más, es la protección de la capa de ozono y evitar la contaminación del aire. Esto significa, mitigar las emisiones directas de CO2 de los tres países. Lo cual implica además de regulaciones técnicas y legales, desarrollo de tecnologías y la promoción de inversiones que acompañen la adopción y puesta en marcha del marco medio ambiental que privará en el marco del T-MEC.

Este capítulo llama la atención, pues los Estados Unidos, se han negado a comprometerse ante naciones unidas a disminuir sus emisiones de carbono, por lo que habrá que estar atentos a la manera en que el vecino del norte, cumplirá con este apartado en la región del T-MEC.

En línea con esto, se trabajará para evitar la contaminación de los barcos en los puertos de los países firmantes.

Se implementaran programas para trabajar en la reducción de la basura en las franjas fronterizas de los tres países.

Entre sus apartados, el tratado promoverá el uso sustentable de la biodiversidad, la conservación de las especias marinas, combatir y eliminar la pesca ilegal y el tráfico de flora y fauna protegidas en los tres países.

Una novedad más, es la incorporación de la opinión pública y las organizaciones civiles para la promoción de leyes y prácticas ambientales.

En resumen, el nuevo tratado comercial, se enfocará en desarrollar y promover economías bajas en emisiones de carbono, promover la eficiencia energética y el uso de energías renovables, así como el uso y gestión de recursos naturales de manera sustentable.

A %d blogueros les gusta esto: