Incipientes los esfuerzos para mitigar el cambio climático

Pese a que existen empresas a nivel global que realizan algunos esfuerzos importantes para mitigar sus emisiones de CO2 y realizar actividades en pro del medio ambiente, sus acciones todavía son insuficientes, mientras la temperatura del planeta, continúa elevándose.

Por Ismael Jiménez

El tema resulta relevante porque 2016 fue el año considerado como el más caluroso de todos los tiempos, de acuerdo con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés). Según datos de la agencia, la temperatura promedio del planeta aumentó 0.9 ºC en los últimos 40 años.

Es decir que los esfuerzos hasta el momento para revertir los efectos del calentamiento global son insuficientes y todavía hace falta mucho trabajo por hacer pese a los acuerdos de parís, en los que 194 países se comprometieron a disminuir sus emisiones de CO2 en las siguientes dos décadas, acuerdo que ha sido considerado como el gran logro en pro del medio ambiente a nivel planetario en los últimos años.

El precio del calentamiento

El impacto económico por los efectos del cambio climático, arrojan una fluctuación de cifras y datos, que pueden varear de acuerdo al análisis y enfoque de cada uno de los organismos internacionales o instituciones que realizan los informes sobre este tema cada año. No obstante, el objetivo común de dichos reportes, es cuantificar monetariamente las pérdidas económicas ocasionadas por los impactos naturales que cada año van en aumento.

De acuerdo con el“Informe Global sobre cambio climático y desastres naturales” realizado por la aseguradora británica Aon, reporta que del año 2000 a la fecha, el número de eventos naturales devastadores ocurridos en el planeta, ha mantenido una tendencia ascendente de manera constante cada año y para el cierre de 2017, las cifras superaron los registrados en 2016 tanto en magnitud destructora como económica.

El informe revela que de 2003 a 2016, los desastres naturales pasaron de 193 a 315 eventos por año. El reporte también señala que tan sólo el año anterior, el valor de las pérdidas económicas a nivel global alcanzaron la suma de 210,000 millones de dólares, y son precisamente los huracanes y las inundaciones los fenómenos que mayores pérdidas económicas arrojan a los países más afectados.

El Banco Mundial por su parte, realizó el primer informe llamado “Irrompible: Desarrollar la Resiliencia de los Pobres Frente a los Desastres Naturales” en el que destaca que las catástrofes naturales generan pérdidas más allá de la afectación de infraestructuras y los activos de las empresas y las personas. El reporte revela que las poblaciones en condición de pobreza, son generalmente quienes pierden en su mayoría la capacidad de consumo luego de sufrir una catástrofe natural.

El informe señala que el costo por el desplazamiento de personas y pérdida del poder adquisitivo durante 2016 a causa de los diferentes fenómenos naturales ocurridos en el planeta, fue de 520,000 millones de dólares, siendo los tornados, huracanes, ciclones y sequías los eventos más recurrentes.

A la par, la NASA reporta que la temperatura del planeta se ha duplicado en los últimos 17 años. De acuerdo con datos de la agencia, en el año 2000 la temperatura promedio del planeta se había elevado 0.42 ºC con respecto a 1976.

Sin embargo, a partir del inició nuevo siglo, la temperatura promedio de la tierra, comenzó a elevarse de manera constante y para el 2016, año registrado como el más caluroso de los últimos años, la temperatura promedio alcanzó 0.91ºC, es decir en menos de 40 años, aumentó casi un grado la temperatura planetaria.

El reporte de Aon manifiesta que el costo de los desastres naturales ha mantenido la misma tendencia de crecimiento con respecto al incremento de la temperatura del planeta y cada vez es más común que los países enfrenten un mayor número de desastres naturales. El informe revela que, en el año 2000, el monto de las perdidas era de 84,000 millones de dólares, en 17 años, la cifra se incrementó 150%.

Los efectos de la negación

En junio pasado, el presidente Donald Trump anunció que los Estados Unidos, abandonaban los acuerdos de Paris, alianza que contempla los compromisos de 194 países para mitigar sus emisiones de CO2 causantes del calentamiento global.

Tanto los Estados Unidos como China, son los principales emisores de gases contaminantes a la atmosfera y aunque en la actualidad el país asiático es quien más gases de efecto invernadero genera, son los norteamericanos quienes emiten más toneladas de CO2 por persona; esto de acuerdo con la Base de Datos de Emisiones para la Investigación Atmosférica Global (EDGAR por sus siglas en inglés) quien señala que cada ciudadano de ese país, emite 16.4 toneladas de CO2 al año.

El estudio Global sobre cambio climático y desastres naturales, revela que los Estados Unidos son el país que más eventos de naturales ha enfrentado en los últimos 10 años, sólo en 2016 ese país registro 66 fenómenos que dejaron pérdidas superiores a 70,000 millones de dólares.

La calificadora de riesgo Moody´s señaló que las pérdidas materiales a causa del huracán Harvey que azotó en septiembre de 2016 la ciudad de Houston, rondaron los 60,000 millones de dólares, mientras que las pérdidas económicas alcanzaron los 10,000 millones de dólares.

Durante los últimos 15 años, los Estados Unidos han sido golpeados por al menos un evento natural de proporciones catastróficas cada año; en el 2005, Katrina además de provocar grandes pérdidas humanas, generó costos por 118,000 millones de dólares; en el 2012 el huracán Sandy ocasionó pérdidas económicas por 73,000 millones de dólares.

El huracán Irma que golpeó Miami unos días antes que Harvey, también generó fuertes estragos a la infraestructura y provoco pérdidas económicas por 52,000 millones de dólares.

Un análisis realizado por BBVA Research sobre el impacto de los recientes huracanes en los Estados Unidos, señala que los costos no son únicamente económicos, pues miles de personas han perdido sus empleos, mientras que el sector agrícola pasa por un periodo largo de tiempo para recuperar el nivel de producción que tenía previo a eventos de este tipo causando una sobre demanda de insumos y su encarecimiento de los productos como resultado de ello.

La consultora de estudios meteorológicos AccuWeather reveló en un reporte realizado luego del paso de Harvey, que el costo económico de los daños ocasionados por el fenómeno que azotó la ciudad de Houston, alcanzaron 160,000 millones de dólares, mismo nivel que el huracán más costoso en los Estados Unidos que fue Katrina.

Pero los efectos del calentamiento global, no sólo se dejan sentir en Estados Unidos, recientemente los países del caribe, enfrentaron dos huracanes devastadores que dejaron grandes daños económicos y materiales en Puerto Rico, República Dominicana, Martinica y otras islas caribeñas.

Los cálculos de las pérdidas ocasionadas por el huracán María que golpeó Puerto Rico, dejaron pérdidas económicas por 50,000 millones de dólares, mientras que en República Dominicana los costos se calculan en 7,000 millones de dólares según datos de AccuWeather.

El huracán Otto por ejemplo ocasionó pérdidas económicas por más de 60 millones de dólares en Costa Rica. En México, los huracanes Lidia, Katia, Irma, José y Max que azotaron en el último trimestre de 2016 las costas del Golfo de México y del Pacífico dejaron pérdidas por más de 316 millones de dólares, cifra superior al presupuesto asignado durante 2017 por el Fondo Nacional de Desastres Naturales de ese país.

El informe de Aon señala también que las grandes sequías en Asia, generan grandes pérdidas económicas a los países de esa región y al igual que las tormentas e inundaciones, provocaron el desplazamiento de millones de personas. Cifras del Banco Mundial, señalan que, durante 2016 alrededor de 26 millones de habitantes fueron afectados por fenómenos naturales dejándolos en condiciones de pobreza.

Sin duda, los esfuerzos de las empresas durante los últimos son loables, sin embargo sus efectos son apenas perceptibles y de poco o nada servirán si no se suman los gobiernos y sociedad civil a estos esfuerzos para mitigar el calentamiento global.

A %d blogueros les gusta esto: