La industria turística, en tránsito a la sustentabilidad

La pandemia vino a reconfigurar muchas de las prácticas de la sociedad; una de ellas, fueron los viajes d esparciamiento y de negocios. La restricción de vuelos y el confinamiento obligado, impactaron al sector turístico mundial.

México no fue la excepción y el año 2020, marcará un antes y un después en la industria del turismo que por su dinamismo, involucra negocios y servicios de disntintos sectores en toda su cadena de operación.

Esta industria, es un importante tractor de inversión, tan solo en los dos años previos a la pandemia, generó inversiones por 888 millones de dólares para la apertura y construcción de nuevos hoteles. Es generador de más de 600 mil puestos fijos de trabajo y durante 2019, registró un crecimiento del 8 por ciento con respecto al año anterior. 

México cuenta con más de 22 mil hoteles en todo el territorio nacional, el 18 por ciento de ellos, clasificados de gran turismo. La oferta de la infraestructura hotelera, es de más 808 mil cuartos de hotel, 46 por ciento en hoteles de cuatro y cinco estrellas.

Con esta capacidad instalada se recibieron durante 2019, poco más de 44 millones de visitantes extranjeros en México, mismos que dejaron una derrama económica de 24,800 millones de dólares. El turismo contribuyó con el 9 por ciento del PIB nacional en ese año.

Las expectativas para el sector turismo previas a la pandemia, eran de un crecimiento a más de 24 mil hoteles y más de 880 mil cuartos de hotel.

Sin embargo, al igual que en el entorno global, el sector turístico mexicano, enfrenta el reto de garantizar su crecimiento y desarrollo sin afectar e impactar de forma negativa el  medio ambiente, y junto con ello, mitigar sus emisiones directas e indirectas de CO2.

Willy Legrand, responsable del estudio “Hotel YearBook 2020” y experto en hotelería, refiere que la industria del turismo tiene como reto para los siguientes años, alojar cada año más huéspedes y construir más establecimientos, y a la vez, reducir su huella de carbono hasta alcanzar la descarbonización total para 2050.

Sin duda, una meta ambiciosa para los siguientes 30 años y dificil de alcanzar, a menos que el sector turístico, asuma de manera integral prácticas de cuidado ambiental y de desarrollo sustentable. ¿De qué manera? mediante mejoras en la red externa de suministro eléctrico, la adopción de energías renovables y sistemas integrales de mitigación de emisiones y residuos.

Para el sector turístico mexicano, es el momento de alinearse con mayor determinación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y es que a nivel nacional, aún falta una  mayor cultura por parte del sector hotelero para la implementación de prácticas sustentables, así como programas de comunicación y transparencia para dar a conocer tanto sus logros en la preservación ambiental, como en la obtención de certificaciones nacionales e internacionales en materia de sustentabilidad.

De acuerdo con un estudio realizado por el sitio web booking, revela que el 72 por ciento de los viajeros mexicanos, no sabe de la existencia de etiquetas o certificaciones sustentables para los hoteles que se consideran amigables con el medio ambiente.

El mismo informe indica que el 45 por ciento de las personas consultadas, señaló que tener información sobre los distintivos ecológicos obtenidos por los hoteles, los anima a realizar sus viajes de manera sostenible y responsable. De hecho, el 96 por ciento de los encuestados, afirmaron tener intenciones de hospedarse en un hotel catalogado como sustentable.

A %d blogueros les gusta esto: