Reciclaje…nuevos retos, nuevos paradigmas

El reciclaje se ha convertido actualmente en uno de los métodos más utilizados para recuperar y transformar los productos consumidos. Esta actividad ha tomado relevancia debido a factores como el crecimiento poblacional y la importancia de la conservación de los recursos naturales; de hecho, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas retoman este tema y proponen la reducción de desechos con actividades como el mismo reciclaje, pero también la reutilización y reducción del consumo de productos.

En este sentido, la industria del papel ha sumado esfuerzos importantes para disminuir los residuos que llegan a los rellenos sanitarios, es decir, los basureros, y convertirlos en nuevos productos a partir de fibra reciclada.

Según datos de la Cámara del Papel, México ocupa el 4.o lugar entre los países recicladores de papel en el mundo, y actualmente esta industria en nuestro país está clasificada como una de las de mayor captura de CO2e a nivel mundial, gracias a los proyectos de economía circular que realiza y, a través del reciclaje a gran escala que ha logrado implementar con gobiernos estatales y municipales.

Actualmente, el proceso de fabricación de papel es muy distinto al que se usaba hace algunos años. Por ejemplo, el uso de fibra reciclada permite un mejor aprovechamiento del agua que se requiere, e incluso se tienen procesos de reutilización de este líquido, por lo que es posible usarlo una y otra vez.

Además, es relevante comentar que los productos realizados a partir de papel y cartón reciclado mantienen la misma calidad que si se fabricaran con fibras vírgenes; es decir, podemos obtener papel 100% blanco o cajas con grado alimenticio.

Entonces, si el reciclaje del papel tiene tantos beneficios ¿cuáles son los retos? Sin duda, la construcción de una sólida cultura de separación y reciclaje de papel y cartón, junto con otros materiales sigue siendo uno de los principales objetivos de las industrias. A esto se suma el desmitificar algunas ideas que se han construido alrededor de esta actividad, como el que los productos reciclados son de baja calidad o que es más caro usar fibra reciclada que una virgen.

Entre los nuevos paradigmas debe estar el involucramiento de los niños y niñas, si bien es necesario informar y promover que los adultos y jóvenes comiencen con el hábito del reciclaje, son las nuevas generaciones donde tenemos una ventana de oportunidad para que lo conviertan en una práctica cotidiana.

Por ejemplo, un programa de Responsabilidad Social que implementamos es Escuelas Verdes Bio Pappel, donde se fomenta el desarrollo de proyectos dirigidos a mejorar las escuelas a partir del reciclaje. La comunidad escolar recolecta papel y cartón post consumo que es intercambiado por beneficios en especie, como la instalación de un sistema de recolección de agua pluvial o la construcción de huertos escolares, jardines botánicos, entre otras actividades. Esto, además de un beneficio económico para la escuela, crea una cadena de valor a partir de la sustentabilidad, que involucra a estudiantes, padres y madres de familia, profesorado y la comunidad en general.

La importancia del reciclaje reside en el hecho de que mientras más elementos u objetos sean recolectados, menos material será desechado a los rellenos sanitarios, lo que frena el crecimiento de la basura que generamos a diario más de 6 mil millones de personas en el mundo. El reto no es menor y requiere de la participación activa y comprometida de autoridades, empresas y sociedad de manera colaborativa.

A %d blogueros les gusta esto: