Reciclar: el principio de la economía circular

Natura ha establecido un Compromiso con la Vida. No se trata solo de una frase, sino de toda una filosofía que se ve reflejada en todas sus acciones. Por ello es también el nombre y el eje rector de la Visión de Sustentabilidad 2030 de la compañía con metas específicas en rubros como circularidad y regeneración.

La población mundial se duplicó en menos de 50 años, pasando de 3 mil 900 millones de personas en 1973 a 7 mil 800 millones en la actualidad, cifra que crece todos los días. La generación de residuos se ha convertido en uno de los grandes retos ambientales de las últimas décadas. ¿Sabías que una familia de cinco personas produce una tonelada de materiales no-orgánicos al año, los cuales podrían ser reciclados y aprovechados en lugar de ser desechados de manera incorrecta?

En dicho contexto, ofrecer lo máximo, usando lo mínimo y reduciendo excesos, es como Natura y desarrollo sus productos. Esta empresa fue pionera en la adopción de repuestos para productos de uso diario en 1983, que cuestan menos que los productos regulares y cuya producción tiene un menor impacto ambiental. También camina a la vanguardia en dar prioridad a materiales de origen renovable o reciclados y en reducir material de envase.

A lo largo de los años, la empresa ha venido incorporado materiales con menor emisión de carbono, como el PET 100 por ciento reciclado post consumo, el plástico verde y la presentación pouch. La emisión relativa de carbono de un repuesto de natura es, en promedio, 47 por ciento menor que el de un producto regular del portafolio.

Gran parte de los envases plásticos en el mundo son producidos a partir del petróleo, recurso de origen no renovable. Sin embargo, en 2010, Natura comenzó a reemplazar el plástico convencional por plástico verde, que se genera de la caña de azúcar. Este material es utilizado tanto en productos regulares como en repuestos, evitando la emisión de casi 5 mil toneladas de carbono por año.

En perfumería, Natura también utiliza vidrio reciclado en la producción de los frascos. Como ejemplo, las marcas Ekos, Kaiak, Humor y Essencial utilizan hasta 20 por ciento de vidrio reciclado.

En 2016, el 4.3 por ciento de los insumos para la confección de envases era de origen reciclado post consumo, con la meta de llegar al 10 por ciento en 2020. Vale la pena señalar que una de las principales contribuciones para ese avance fue la línea Ekos, que amplió el uso de materiales reutilizables post consumo.

Aunado a ello, en Brasil Natura avanza hacia un sistema de logística inversa o reversa que permita recolectar y destinar para reciclaje el 50 por ciento de la cantidad de residuos generados por los envases de sus productos.

De igual forma, prioriza e incentiva la recolección selectiva de basura en la empresa y en las comunidades del entorno. Natura practica la recolección desechando por separado cada material, el 96 por ciento de los residuos generados son reciclados.

A corto y mediano plazo, la tarea es reducir en 20 por ciento o más el material de embalaje (en peso); que el 50 por ciento de todo el plástico usado sea de contenido reciclado (en peso); que el 100 por ciento del material de embalaje sea reutilizable, reciclable o compostable; y compensar con programas de “recolección y reutilización” para llegar al 100 por ciento de disposición responsable cuando no esté disponible una infraestructura de reciclaje.

Al crear sus productos, Natura piensa en todo su ciclo de vida, desde la elección de la materia prima hasta el descarte de los envases. También mejoras en los productos ya existentes, a fin de hacerlos cada vez más sustentables. Eso incluye, en gran medida, abordar temas de circularidad y regeneración.

Natura valora la belleza estética de los productos, pero al mismo tiempo persigue alternativas de menor impacto ambiental y con la idea de transmitir a los consumidores la importancia de las elecciones más conscientes.

La historia de Natura está marcada por una profunda conexión con el medio ambiente, y estamos conscientes de que utilizar materias primas recicladas para fabricar envases es importante y relevante. Después de todo, dar nueva vida a lo que antes era descartado es la esencia del reciclaje y suma a nuestro sueño de un mundo más consciente, justo y colaborativo – donde la ética es el ingrediente principal de lo que hacemos.  

A %d blogueros les gusta esto: