Empoderando a los consumidores

verdes

Escrito por verdes |

Por: Ilian Núñez, Gerente Regional de Cuidado de Fibras para Henkel México. En la actualidad, […]

consumidores

Por: Ilian Núñez, Gerente Regional de Cuidado de Fibras para Henkel México.

En la actualidad, la sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa se han convertido en imperativos fundamentales para el bienestar de nuestro planeta y las generaciones futuras. En este contexto, la idea de la circularidad emerge como un concepto clave, donde consumidores, empresas y comunidades colaboran en la construcción de un mundo más sostenible y equitativo.

Dicho lo anterior, los consumidores se convierten en aristas importantes en la promoción de la circularidad, la responsabilidad social corporativa y en cómo las empresas están planteando el desarrollo de programas para empoderarlos en esta misión.

La circularidad se refiere a un sistema en el que las acciones positivas se retroalimentan entre sí, generando beneficios continuos para todas las partes involucradas. En el contexto de la sostenibilidad, esto implica que las acciones destinadas a reducir el impacto ambiental y promover la equidad social crean un efecto dominó que impulsa aún más la adopción de prácticas responsables. Para su práctica correcta, los consumidores juegan un papel crucial en la creación y mantenimiento de un círculo virtuoso de sostenibilidad.

Desde las decisiones de compra, hasta el manejo adecuado de residuos, cada elección que realizan tiene un impacto tangible en el medio ambiente y en la sociedad en su conjunto. Al optar por productos y servicios sostenibles, los consumidores envían una señal clara a las empresas de que la sostenibilidad es un factor decisivo en sus decisiones de compra.

Sujetándonos a esta visión y yendo de la mano con la idea de que nuestras acciones de hoy tienen un impacto positivo en el mundo de mañana, creamos “Todo empieza con nosotros”, una iniciativa, en conjunto con Grupo Promesa, que busca inspirar un cambio de comportamiento significativo, al visibilizar cómo los cambios individuales nos llevan a generar colectivamente un impacto real y duradero para nuestro planeta.  

Dentro de dicha estrategia, Henkel presentó un reto de 21 días para generar consumidores sustentables. Abarcando temas de agua, energía y residuos, demostramos que 21 acciones simples, pero impactantes, pueden reducir la huella ambiental y contribuir a la conservación del medio ambiente. Adicionalmente, los usuarios podrán conocer y utilizar los centros de acopio disponibles en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey para reciclar de manera adecuada y así contribuir a la circularidad de los productos Henkel.

Estos programas proporcionan herramientas necesarias para comprender mejor el impacto de nuestras decisiones de consumo. Nos instruyen sobre la importancia de elegir productos y servicios que sean sostenibles, éticos y respetuosos con el entorno.

Por más de 140 años, en Henkel hemos adoptado a nivel global un enfoque visionario para apoyar el progreso medioambiental y social. Gracias a ello, se alcanzó la meta de que nuestros detergentes de la marca MAS y Persil cuenten con un empaque 100 por ciento reciclable, hechos con 50 por ciento resina reciclada, aunada a fórmulas biodegradables, amigables con el medio ambiente.

También impulsamos la reciclabilidad a través de nuestras marcas de belleza. Comenzando con Got2b, con la cual hemos desarrollado envases que no sólo mantienen intacta nuestra calidad y estilo distintivo, sino que también contribuyen al cuidado del planeta; ahora puedes lucir tu peinado con confianza, sabiendo que estás eligiendo una opción que respeta el medio ambiente.

Con Dial hemos dado un paso adelante al introducir un paquete hecho de PET, convirtiendo cada botella en una opción sustentable. Y no podemos olvidar a Pallete, cuyo compromiso con la sostenibilidad se refleja en cada detalle de su producto: desde el cartón del empaque, hasta el papel del instructivo y el aplicador, todo está realizado con materiales altamente reciclables; además, para minimizar aún más nuestro impacto, todo el papel incluido en el empaque está hecho con caña de azúcar, una alternativa renovable y respetuosa con el medio ambiente.

Sabemos que aún queda mucho por hacer, pero en Henkel estamos convencidos de que es en la perseverancia y el compromiso continuo donde encontramos el verdadero poder del cambio, porque todo empieza en nosotros.