El valor de las empresas bioéticistas

verdes

Escrito por verdes |

La bioética es una disciplina multidisciplinaria y en constante formación; al igual que en la […]

empresas bioéticistas

La bioética es una disciplina multidisciplinaria y en constante formación; al igual que en la ciencia del derecho, se busca que las acciones realizadas deriven del conocimiento, a la luz de los principios y valores morales y con esto, se trate de responder a problemas prácticos que surgen en áreas que tienen que ver con las ciencias de la vida, medicina, medio ambiente, relación y trato con seres vivos, entre otros. 

Esta disciplina se ha complementado con momentos puntuales de la historia como el reconocimiento formal de los derechos humanos, para garantizar la supervivencia futura a largo plazo, la creación y desarrollo de una bioética política y las buenas prácticas en pro a la vida.

Resulta evidente que el hecho de velar por dos grandes aspectos como la vida y la ética fue lo que propició su expansión en cada uno de los ámbitos en los que las personas se desarrollan y hoy en día es inconcebible para los Estados ignorar sus principios generales en el desarrollo de instrumentos como la agenda 2030.

La bioética permite hacer una reflexión sobre el quehacer diario y que la formación de quienes la estudian sea más empática y consciente sobre la situación en la que nos desarrollamos, de ahí que se procure que, sin importar la ocupación, es necesario que todas las personas tengan un conocimiento general sobre este tema.

No obstante, es menester que aquellos que se encargan de tomar decisiones trascendentales como los legisladores, juzgadores, funcionarios públicos, así como los que forman parte del sector privado pongan especial atención y esfuerzo en la contribución para esta disciplina.

Esta concientización es lo que conlleva a la trascendencia y en el caso de las empresas, con más frecuencia se ha demostrado el interés por contribuir para mejorar o reparar el entorno en el que vivimos, incluyendo otras áreas que en el pasado no se tomaban en cuenta como las aportaciones económicas a diversas causas o la protección al medio ambiente.

Sin embargo, mostrar interés en otros tópicos como llevar a cabo un cumplimiento normativo o ser un ente socialmente responsable puede facilitar en gran medida el resto de las acciones que se tienen previstas y a la vez, aprovechar al máximo el potencial que posee la empresa.

Resulta de gran importancia proporcionar a este sector herramientas nuevas y relevantes que les permitan afrontar los diversos y complejos conflictos éticos con los que se puedan enfrentar. 

Por una parte, la responsabilidad empresarial se materializa en manuales, aportes a la comunidad, distinciones y un incremento en la cultura sobre la legalidad de la organización y, aunque podemos decir que este atributo es inherente, recientemente se ha convertido en una nueva forma de gestión y de hacer negocios reconociendo en todo momento, los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona buscando el bien común.

Por otra parte, las distinciones que diversas asociaciones civiles, gobiernos o instituciones internacionales hacen ante esta labor, motiva a que los empresarios continúen incrementando sus esfuerzos y generando ideas que faciliten dicha tarea; es aquí donde los aportes de la bioética resultan de gran utilidad. 

Cuando una empresa adopta el razonamiento bioético y sus principios para la resolución de conflictos y permea los valores éticos dentro y fuera de su corporación, será́ una empresa con responsabilidad bioética.

Estudiar sobre bioética empresarial, sin lugar a dudas ofrece una oportunidad al crecimiento y posicionamiento nacional.