Pactan empresas para reducir desperdicio de alimentos

verdes

Escrito por verdes |

En México, más del 35% de la producción de alimentos se pierde o desperdicia cada año, con un costo superior al 2.5 por ciento del PIB.

Impulsada por la Red de Bancos de Alimentos de México y el Waste Resources Action Program (WRAP) del Reino Unido, se presentó la convocatoria a formar parte de Pacto por la Comida, un acuerdo voluntario sustentado en los ODS de la ONU. El Pactobusca reducir la pérdida y desperdicio de alimentos en 50 por ciento, para el 2030.

En México, más del 35 por ciento de la producción total de alimentos se pierde o desperdicia cada año, con un costo superior al 2.5 por ciento del PIB. Las emisiones de GEI relacionadas con esto rondan 36 millones de toneladas de CO2e, lo que es proporcional a las emisiones de 15 millones de vehículos al año. El agua utilizada para producir estos alimentos es de 40 mil millones de metros cúbicos, el consumo nacional de 2.4 años.

Para el 2050 se necesitarán alimentos para 9,700 millones de habitantes en el mundo; sin embargo, la producción de esa cantidad de alimentos podría sumar 2OC al calentamiento global, mientras que al día de hoy se desperdicia una tonelada de alimentos por cada dos que se producen, señaló María Teresa García Plata, directora general de Bancos de Alimentos de México.

El WRAP hizo un llamado a las empresas mexicanas a sumarse para combatir la pérdida y el desperdicio de alimentos, al que se unieron firmas como: ConMéxico, Grupo Bimbo, Kellogg’s, Fundación Lala, Fundación Walmart México, Nestlé México, The Consumer Goods Forum – Latam, Trendsétera, Unilever y WWF México.

En este sentido, Julieta Loaiza, vicepresidenta de Comunicación y Asuntos Corporativos de Nestlé México, mencionó que: Desde 2017, sus fábricas y centros de distribución en México son cero desperdicio y en los últimos 14 años han beneficiado a más de 24,000 familias a través de la donación de 30 mil toneladas de productos al Bancos de Alimentos de México.

Los alimentos son demasiado valiosos como para ser desperdiciados; estamos convencidos de que juntos podemos poner fin a la crisis del desperdicio de alimentos y, como firmantes, seguiremos trabajando a través de la acción colectiva para lograr el propósito, comentó Lourdes Castañeda, vicepresidenta de mercadotecnia de alimentos de Unilever México y Latinoamérica.

Ser parte del Pacto no solo fortalecerá nuestra guerra contra el desperdicio, al implementar metodologías ya probadas en otras geografías, sino también nos permitirá aprender y compartir mejores prácticas para cumplir con nuestro propósito de Alimentar un Mundo Mejor, dijó Javier González Franco, director general adjunto de Grupo Bimbo.

Las empresas que decidan sumarse al Pacto por la Comida deberán comprometerse a establecer metas, a medir su progreso y a tomar acciones puntuales. Dicha metodología, implementada por WRAP, logró ya resultados positivos en Reino Unido, donde -entre 2010 y 2012- se evitó que 1.7 toneladas de comida fueran desperdiciadas.

La convocatoria, además de las grandes compañías relacionadas con la producción de alimentos, aspira a integrar también a las empresas de materiales, transportes y logística, recursos y empaques, entre otros.

Lo que hace único al Pacto por la Comida es la combinación de cinco puntos: 1) reúne a empresas en un foro no competitivo; 2) las conecta con el gobierno y legisladores para generar cambios; 3) fomenta la innovación en el sector; 4) habilita el intercambio de mejores prácticas y 5) utiliza mediciones y reportes para monitorear el progreso de las metas.