Coca-Cola reduce uso de plástico con el rediseño de envases

Verónica Alcántara

Escrito por Verónica Alcántara |

Con el rediseño de envases de sus marcas más vendidas, Coca-Cola dejará de producir 800 […]

Coca-Cola redujo el uso de plástico gracias al rediseño de sus envases.

Con el rediseño de envases de sus marcas más vendidas, Coca-Cola dejará de producir 800 millones de botellas en 2025.

Hoy, Coca-Cola tiene más de 500 marcas y vende más de 100 mil millones de botellas de plástico al año, según la Foundation Plastic Soup. La organización señala que a pesar de sus compromisos, los envases de Coca-Cola en 2020 sólo eran un 9.7% reciclables. Esto representa para la compañía un gran reto para llegar al 25% de reciclabilidad en 2025 y 50% para 2030.

Por eso decidió rediseñar sus envases de 355 ml (12 oz), 500 ml (16.9 oz) y 600 ml (20 oz) por primera vez en una década. Las botellas de las marcas registradas Coca-Cola, Sprite, Fanta, Minute Maid Refreshments y Minute Maid Aguas Frescas ahora requieren menos materia prima.

Las botellas rediseñadas, hechas de PET, son más livianas y se comercializarán en los mercados de Estados Unidos y Canadá este año. Esta reducción de peso evitará el uso de plástico equivalente a 800 millones de botellas en 2025 respecto de 2024. También reducirá las emisiones de carbono en una cantidad equivalente a sacar 17 mil coches de las carreteras por un año.

Envases circulares

Estos nuevos envases cumplen con la economía circular, pues para eliminar o disminuir el impacto ambiental de un producto se debe diseñar para ello. Su peso ahora es de 18.5 gramos y no comprometen la calidad del líquido que contienen. Además, este rediseño de envases se aplicará a botellas de plástico virgen y de plástico 100 por ciento reciclado, excepto la tapa y la etiqueta.

“Hemos estado trabajando continuamente para ‘pesar correctamente’ nuestras botellas, pasando gradualmente de 27 a 21 gramos en los últimos 10 años”, aseguró Alejandro Santamaría, director sénior de Desarrollo e Innovación de Envases Globales.

Como parte del plan “Un mundo sin residuos”, Coca-Cola realiza pruebas para aplicar los nuevos diseños a envases de 700 ml y 2 litros. También parte de su cartera de bebidas no carbonatadas como bebidas deportivas, aguas mejoradas y tés, pasará del llenado en caliente al procesamiento aséptico, que utiliza menos plástico y energía.

La meta de la compañía es que todos sus envases sean reciclables para 2025. Asimismo, utilizará 50 por ciento de contenido reciclado para 2030 y recolectará cada botella o lata que produzca en 2030. Al mismo tiempo, reducirá el uso de plástico virgen derivado de fuentes no renovables.